sábado, 24 de enero de 2015

Reseña de: (La Sombra de Ender I) – La Sombra de Ender



Título original: Ender’s Shadow
Autor: Orson Scott Card
Género: Ciencia Ficción, Fantasía, Juvenil

Sinopsis: Ender no era el único niño en la Escuela de Batalla, sólo el mejor entre los mejores. Bean, un ser prácticamente tan superdotado como Ender, verá en éste a un rival, pero también a un líder irrepetible. Con su prodigiosa inteligencia obtenida por manipulación genética, Bean ve y deduce incluso lo que Ender no llega a conocer. Lugarteniente, amigo, tal vez posible suplente, Bean nos muestra el trasfondo de lo que ocurría en la Escuela de Batalla y de lo que, tal vez, Ender nunca llegó a saber.

Card retorna, con el mismo estilo, temática y fuerza narrativa, al Ender de la Escuela de Batalla, donde el mayor líder de la humanidad se adiestra para derrotar a los insectores. Novela paralela y complementaria de la emotiva saga de Ender, Card amplía los acontecimientos narrados en
 El Juego de Ender con el punto de vista de Bean -un niño llamado a ser el lugarteniente de Ender y, en definitiva, un ser tan excepcional como su líder- y refuerza el incuestionable atractivo del mito que constituye la poderosa conclusión de la novela.




Personalmente, esta novela fue para mí un respiro después de las últimas dos partes de la Saga de Ender. ¿Puede ser que me sigo considerando parte del público juvenil? Tal vez. El hecho es que Orson Scott Card regresó a este género, en La sombra de Ender vemos un análisis moral menos insistente que en la saga original, aunque Bean, el protagonista, dedique muchas de sus observaciones al comportamiento de la gente y a sus conjeturas sobre el origen de éste.

Si alguien temía que leerla fuera una especie de pérdida de tiempo si ya leyó El juego de Ender, déjenme decirles que es un temor totalmente infundado. Si bien gran parte ocurre durante la estancia de Ender en la Escuela de Batalla, es una novela completamente independiente, incluso en la introducción el autor menciona que puede leerse por separado y no va a perderse nada. Aunque claro, en mi opinión resultará mucho más atractiva si se lee después de la Saga de Ender.

Y especialmente si se es capaz de no pensar en Ender todo el tiempo, en algún momento Bean es ridículamente Ender. No mentiré, me cansaba hasta niveles desesperados la forma en que Bean era intelectualmente perfecto, y espero no estar dando spoilers horribles, pero era un contraste muy chocante leer que Bean era mucho mejor, más listo y más rápido que Ender…y que lo opinara él mismo, pero que sin embargo Ender era un objeto de adoración tan absoluto que a pesar de todo él era la apuesta de todos. Fue un alivio cuando Bean se pasó al equipo de fans. Aunque Card le diera de algún modo un alcance superior, ¿sin el carisma? ¿Y qué pasa con la monja detective? ¿Y Graff buena onda? ¿Permisivo?... Como sea, al final del día Card salvó mi interés y terminé la novela con agrado.

Otra cosa que me gustó mucho fue el manejo de los personajes que tuvo Card - no puedo evitar recordar lo que Bean opina sobre referirse a alguien por su apellido, tienes tanta razón pequeñín… - Algo que aprecio mucho en un autor es la variedad de sus personajes, o quizá la habilidad para esconderse con astucia dentro de ellos. En ningún momento sentí que estuviera leyendo 20 personajes que en realidad son el mismo, pero dichos de forma diferente. Cada una de las creaciones de Orson Scott Card es independiente, no sólo tienen fondos distintos, si no que se expresan de manera diferente. 
También debo decir que al principio temía que Bean fuera una especie de segundo Ender, algo así como Ender sin los suaves sentimientos que tenía. Pero pronto fue claro que no iba a ser así, y vaya infancia que nos plantea. No sé en qué momento la inocencia infantil dejó de ser risitas y juegos, no es el único libro en el que he leído de niños crueles, pero me parece que es la primera vez que leo sobre niños crueles que son también objetivos, malvados y que lo saben y piensan que está bien. Leyendo esta novela es fácil olvidar que trata sobre niños que no están ni cerca de la pubertad. Tal vez es lo que se supone que brinda la genialidad, o al menos lo que el autor supuso.



En fin, La sombra de Ender fue para mí una grata sorpresa, no porque esperara algo malo, sino porque la empecé a leer con absoluta inocencia. No esperaba lo envolvente que sería, la astucia con que Orson Scott Card tejió la vida de Bean a la de Ender y, sobre todo, el modo en el que su desenlace me conmovería. A pesar de que al principio se me hacía ridícula la forma en que la historia de Bean es similar a la de Ender.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos tus comentarios son bienvenidos, siempre que sea con respeto.
También les dejo una selección de emojis, nunca se sabe cuándo vas a necesitar una pizza.
❤ ツ ✌ ✔ ✘ ♡ ☮ ★ ☕ ✿ ⚡ ♥ 😀 😁 😂 😃 😄 😅 😆 😇 😈 😉 😊 😋 😌 😍 😎 😏 😐 😑 😒 😓 😔 😕 😖 😗 😘 😙 😚 😛 😜 😝 😞 😟 😠 😡 😢 😣 😤 😥 😦 😧 😨 😩 😪 😫 😬 😭 😮 😯 😰 😱 😲 😳 😴 😵 😶 😷 😸 😹 😺 😻 😼 😽 😾 😿 🙀 🙈 🙉 🙊 🙅 🙆 🙇 🙋 🙌 🙏 ▸ 🎶 ⭐ 🌟 ✨ 🚨 ☝ ✋ ✌ 👎 👍 👌 👏 💔 💕 💖 💘 💢 💤 💥 💪 💩 🎁 💎 🍕 🍩 🍫 🐌 🐶 🐵 🎄 🎃 🎅 🌞 🔥 ❌ ❓ ❔ ❕ ❗ 💯