sábado, 24 de enero de 2015

Reseña de: (Saga de Ender IV) – Hijos de la Mente



Título original: Children of the Mind
Autor: Orson Scott Card
Género: Ciencia Ficción, Fantasía

Sinopsis: Lusitania es único en la galaxia, un planeta donde coexisten tres especies inteligentes: los pequeninos, los humanos y la Reina Colmena y sus insectores. El planeta ha sido condenado por el Consejo Estelar a causa de la descolada, el virus letal para los humanos e imprescindible para la biología de los pequeninos. Gracias a que Jane, la inteligencia artificial aliada de Ender, ha hecho posible un misterioso viaje más allá del univeso, Ender ha creado dos nuevos seres, verdaderos “hijos de la mente” suyos, que se unen a él en la difícil lucha por salvar Lusitania.

Una especulación sobre el ser y la conciencia que no rehúye reflexionar sobre la religión, la política y el poder.




Como se ha dicho, Card no rehúye reflexionar sobre la religión, la política y el poder. No sé si tan extensamente como en Ender el Xenocida, pero definitivamente no se abstiene. Una cosa muy rara, ya que Card se dedicó largamente a reflexionar sobre el carácter “patriótico” de sus mundos, es precisamente el hecho de que creó mundos patrióticos. Ni siquiera en la actualidad los países son tan diferenciados, pero eso no detiene al buen Card, ni siquiera se cuestiona cómo es posible que Sendero sea un planeta que es chino y ya –, que Viento Divino un planeta que es japonés – y ya – y que Lusitania sea prácticamente un mini Brasil.

En fin, los problemas que tuve con el libro anterior siguen, pero Card me distrajo un poco más con un tema que no puedo dejar de mencionar: la imaginación. Y aquí corren el riesgo de leer un spoiler muy peligroso, pero total. En algún momento, Card decidió que la imaginación puede vencerlo todo, y por todo, me refiero a todo. Y no fue suficiente, la imaginación es el motor que mueve prácticamente toda la trama de esta novela. Hasta este argumento estaba bien con su ciencia, el ansible tiene una especie de sentido, ¿manejar la gravedad? Ya se ha hablado al respecto, además de que suena muy bien. ¿Pero qué pasó con eso de la imaginación? Tengo la esperanza de haber entendido mal lo que pretendía decir con eso.

Y algo de lo que no he hablado lo suficiente: los personajes. En serio parece que Card trataba de sacarme canas verdes. Novinha se convirtió para mí en el absoluto enemigo en este libro, Card debe odiar a las mujeres para atreverse a crear un personaje como ella, absolutamente todo lo que hace esa mujer es joder. Literalmente, ella sola ha causado prácticamente todos los problemas emocionales de la mitad de la saga. Y vaya que Card no perdió el tiempo hablando al respecto. ¿Y qué otro personaje es absolutamente insoportable? Quara, con su humor de perros, dedicada a llevarle la contraria a todos, que por supuesto están tratando de salvar el mundo, osea que ella está dedicada a destruirlo. Al final resulta que tenía razón en un argumento, lo que hizo que su campaña resultara de verdad suicida. Y la coherente y amable Valentine dejó de ser tan coherente y amable. Ender se dejó llevar por Novinha, pero salvó su “alma” con su imaginación. Realmente quisiera decirles cuántas cosas se sacó Card de la manga con ese pretexto, pero no puedo arruinar tantas cosas para quienes no hayan leído el libro.

Así que es mejor terminar rápido. No puedo decir que sea de mis favoritos, pero no fue tan malo. Sigue siendo interesante la manera en que Card trata los asuntos humanos. Además de seguir haciendo cabriolas con las especies alienígenas que  inventó, los diálogos inter-especies tienen su encanto. De algún modo este libro funciona, a pesar de los detalles perturbadores que incluye.

Fue algo forzado, creo que simplemente dejó atrás el hilo de Ender y decidió que la saga iría más allá – en mi opinión mucho más allá de lo que habría querido -, pero se las arregló para acabar con todo lo que empezó…casi. Tal vez en algún libro futuro se aclare con Jane, o con la descolada, o con esos hijos de la mente que hizo Ender. No lo sé, pero con este libro ha sido suficiente de hablar de raman, varelse y lo que sea.


Y definitivamente no fue el final espectacular que esperaba para la saga de Ender, aunque fue muy – muy - creativo, sin lugar a dudas



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos tus comentarios son bienvenidos, siempre que sea con respeto.
También les dejo una selección de emojis, nunca se sabe cuándo vas a necesitar una pizza.
❤ ツ ✌ ✔ ✘ ♡ ☮ ★ ☕ ✿ ⚡ ♥ 😀 😁 😂 😃 😄 😅 😆 😇 😈 😉 😊 😋 😌 😍 😎 😏 😐 😑 😒 😓 😔 😕 😖 😗 😘 😙 😚 😛 😜 😝 😞 😟 😠 😡 😢 😣 😤 😥 😦 😧 😨 😩 😪 😫 😬 😭 😮 😯 😰 😱 😲 😳 😴 😵 😶 😷 😸 😹 😺 😻 😼 😽 😾 😿 🙀 🙈 🙉 🙊 🙅 🙆 🙇 🙋 🙌 🙏 ▸ 🎶 ⭐ 🌟 ✨ 🚨 ☝ ✋ ✌ 👎 👍 👌 👏 💔 💕 💖 💘 💢 💤 💥 💪 💩 🎁 💎 🍕 🍩 🍫 🐌 🐶 🐵 🎄 🎃 🎅 🌞 🔥 ❌ ❓ ❔ ❕ ❗ 💯