jueves, 16 de febrero de 2017

Off topic (6) || ¿Vale la pena ver 'Yuri!!! on Ice'?


¡Hola a todos!

Creo que es medio sabido por aquí que a veces veo anime, pero es algo que básicamente dejé hace unos cuatro años; aunque hace poco volví a ver Fullmetal alchemist con Isaac y empecé uno que Raiza Revelles recomendó. 
Como sea, el anime es algo que pasa a medias en mi vida, quizá uno cada medio año o así. Por algún motivo me acordé del hype que había sobre Yuri on ice, vi que la primera temporada había terminado, que sólo eran 12 episodios y decidí que no había nada que perderPrimero lo primero, este pedacito de anime me tocó el corazón. Decir que me conmovió es poco, Yuri on ice es tan especial que se las ingenió para sobreponerse al decaimiento en la calidad de la animación en las secuencias de patinaje.

Bendito día, no podía parar de verlo y sólo dejé los últimos dos episodios para el 'día siguiente' cuando vi que ya eran las 4 de la mañana. Y no fue por el sueño, si no que al día siguiente tenía planes. 

En fin, el punto de toda esta cháchara es que Yuri on ice tuvo un efecto en mí que no se producía desde hace como ocho años, cuando vi por primera vez mi anime favorito en toda la historia. 

¿Y de qué va? El trailer aquí arriba. Se centra en Katsuki Yuri, una joven estrella del patinaje artístico de Japón. Llegamos a su vida en un punto bajo, falló totalmente en el Grand Prix por el estrés y la muerte de su perrito. Después le fue mal en el resto de las competencias, por lo que decidió regresar a su casa, luego de cinco años trabajando fuera en su carrera. Se reencuentra con sus amigos, les muestra el resultado de sus prácticas con la rutina con la que su ídolo ganó el oro ese año, un vídeo acaba en internet...y la historia comienza. Viktor Nikiforov decide ir a Japón a entrenar a Yuri después de verlo y le promete que lo llevará al oro.

Para quitarme de encima las críticas comenzaré por ahí. Toda la historia personal de los protagonistas está perfecta, se entiende perfectamente el panorama emocional de Yuri, el éxito de la carrera profesional de Viktor no necesita ni explicarse porque él lo transmite claramente. Pero de ahí en fuera tenemos a un gran elenco de personajes secundarios que no llegaron a mucho más. 

El único que se salva fue Yuri Plisetski- apodado Yurio- y eso porque también es protagonista, ¿aunque menos central que Yuri y Viktor?. Igual hay que decir que Yurio tuvo un desarrollo de personaje interesante; es un chico prodigio, tiene 15 años y unas pulgas tan malas que parecen garrapatas. Pero a medida que avanza la serie lo conocemos mejor, sale un poco de su cáscara de mal genio y se va en pos de sus metas.
Otro punto en contra fue la prisa con la que se sucedieron las competencias. Tanto este como el problema anterior son culpa de lo corto que es el anime, simplemente no hubo tiempo para explicar las carreras y las rivalidades entre tantas personas, a la vez que se presentaban en las competencias.

Y por último, lo ideal que fue. El punto de prácticamente todas las historias es contar el duro camino de su protagonista, y Yuri on ice no fue la excepción. Pero en su camino pusieron obstáculos muy serios, la clase de obstáculos que es necesario quitarse de encima con algún truco. Y si hasta yo puedo predecir lo que va a pasar, entonces es que el guión no tenía ningún misterio. Aunque no lo considero un error TAN grande, si se toma en cuenta que las competencias por sí mismas sólo fueron un medio para la realización del protagonista. Como sea, me habría gustado que me sorprendieran en ese sentido.

Pasando ya a las cosas buenas. Lo primero y más obvio fueron los protagonistas, Yuri y Viktor; seguido por la caracterización, que aún en los personajes secundarios estuvo bien hecha. Cada persona en este anime es diferente y lo transmite a su manera. Ninguno de los patinadores compite por la misma razón, ni de la misma forma. No quieren el primer lugar por el simple hecho de querer ganar, tienen motivaciones especiales y lo único malo al respecto es que nos lo muestran en modo relámpago.
En cuanto a Yuri, su trayectoria en este anime es muy buena. Su objetivo, como el del resto, es ganar. La diferencia es que en el primer capítulo lo vemos en el punto más bajo de su carrera, se deprimió por las cosas que le pasaron y no sabía si quería seguir patinando. Pero decide que eso de estar triste no es lo suyo y vuelve a la carga, el mensaje perfecto para cualquier historia. Y tiene el bonus de su rivalidad personal con Yurio, que se plantea desde el primer capítulo, cuando se conocieron.



La segunda cosa buena es el intro, que les dejo aquí arriba. A mí la letra de la canción me encanta, en realidad me encanta en general. El ritmo me parece precioso, la animación es también muy bonita y los colores son hermosos. También me parece que transmite el espíritu del anime a la perfección, porque éstos personajes nacieron para dejar su huella. Pero no es la ¿clásica? canción del intro donde la fuerza de voluntad se representa en forma estrambótica; lanzando a todos los personajes a la pantalla, gente corriendo, ritmo acelerado, el protagonista saltando sobre todo. No, History Maker muestra a sus protagonistas en su medio y haciendo lo que aman.

Tercera cosa buena, el modo en que presentan el patinaje artístico. Yo no soy de ver deportes y no voy a fingir que de ahora en adelante me pondré a ver las competencias de patinaje, pero sentí muy intensamente el impulso por patinar por diversión. Y a mi ver eso es excelente, porque nadie llega a tener prestigio internacional sin sentir pasión por lo que hace; en este caso ese algo es patinar, y si una monita con dos pies izquierdos siente que puede salir a conquistar el mundo, pues hicieron un buen trabajo.
También hay que darles crédito por animarse a hacer todas las secuencias de patinaje, aunque dibujaran las caras de palitos. Todos tuvieron su momento en la pista, Yuri muchos y en cada una de las ocasiones hubo pequeñas diferencias en su programa.


Lo no tan bueno, como ya dije antes, es que todo este mundo competitivo se presenta a la carrera y sin muchas explicaciones. Eso incluye en parte la forma en la que entrenan, porque yo sigo sin tener idea de si es verdad que los patinadores conservan un mismo par de rutinas para todas sus competencias. Pero compensa con los detallitos; por ejemplo, yo no tenía idea de que les lanzaran tantos regalos a la pista, o que de verdad existieran las cajas de pañuelos dentro de un peluche.

Cuarto y último, el shipeo soñado entre Viktor y Yuri. Voy a admitir que YO no me di cuenta, estuve viviendo debajo de una roca y nunca me enteré del revuelo que armaron en el fandom porque declararon su OTP canon. Vi los doce capítulos pensando que Viktor era uno de esos personajes ligeramente raritos
con sus actitudes, esquivando las pistas cada vez más obvias y centrándome solamente en la amistad tan profunda y bella que compartía este par. Tuvieron que pasar cosas muy spoileadoras para que me entrara la información a la cabeza. 

Ahora, también hay que pensar que nunca aparecen como una pareja explícitamente, ni mencionan textualmente estar haciendo cosas de pareja. Lo tomo como algo bueno porque por eso no fue la típica relación que vemos en las historias, las cosas se dieron con una naturalidad muy bonita y muy exenta de prejuicios. Esto último me encantó, aunque creo que fue demasiado idealizado. En este cochino mundo uno no puede ni respirar sin que lo molesten, y dudo que pase desapercibido el hecho de que un entrenador y su alumno se den miraditas en la pista. 
En fin, el punto es que yo no creo en las casillas; por eso me parece perfecto que Yuri y Viktor sean libres de no definirse, y que esa 'ambigüedad' funcione en favor de mis preferencias personales.

Lo que me lleva a la última crítica 'mala'. Nunca vemos realmente lo que pasa fuera del mundo de Yuri, pasan noticias como si querer, los reporteros tienen un papel de fondo y casi nunca vemos a los personajes enfrentarse a eso. Tampoco aparece una explicación decente del deporte en sí, si no hubieran incluido un narrador deportivo yo no me habría enterado de lo que estaban haciendo en la pista, ni hubiera podido distinguir cuál rutina era mejor. Vaya, que ni siquiera sé si se llaman rutinas, las he estado llamando secuencias de patinaje por algo.

En conclusión, no creo que Yuri on ice haga una representación muy realista del mundo del patinaje, pero aparentemente tuvo una muy buena aceptación entre los patinadores de la vida real. Visualmente es muy bonito, el primer capítulo es precioso y es una lástima que no mantuvieran ese estándar en todas las secuencias de patinaje, aunque entiendo que era un reto muy grande. Es fácil encariñarse con el protagonista; los personajes me gustaron y el único pero es que me habría gustado ver más de ellos. Y la trama en general está bien, engancha y se concentra en lo que les importaba; con el bonus de haber creado una relación que debería ser el modelo a seguir, sin los típicos dramas que ya aburrieron, y con un crecimiento saludable y bonito.

Y para terminar les dejo una parodia del intro que me da mucha risa.
Para irme; el anime estaba en Crunchyroll la última vez que me fijé, las imágenes las saqué de iMDb, los vídeos están pegados de Youtube, y los autores fueron Mitsuro Kubo y Sayo Yamamoto.

Y ustedes, ¿sabían de Yuri on ice?
Angie

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos tus comentarios son bienvenidos, siempre que sea con respeto.
También les dejo una selección de emojis, nunca se sabe cuándo vas a necesitar una pizza.
❤ ツ ✌ ✔ ✘ ♡ ☮ ★ ☕ ✿ ⚡ ♥ 😀 😁 😂 😃 😄 😅 😆 😇 😈 😉 😊 😋 😌 😍 😎 😏 😐 😑 😒 😓 😔 😕 😖 😗 😘 😙 😚 😛 😜 😝 😞 😟 😠 😡 😢 😣 😤 😥 😦 😧 😨 😩 😪 😫 😬 😭 😮 😯 😰 😱 😲 😳 😴 😵 😶 😷 😸 😹 😺 😻 😼 😽 😾 😿 🙀 🙈 🙉 🙊 🙅 🙆 🙇 🙋 🙌 🙏 ▸ 🎶 ⭐ 🌟 ✨ 🚨 ☝ ✋ ✌ 👎 👍 👌 👏 💔 💕 💖 💘 💢 💤 💥 💪 💩 🎁 💎 🍕 🍩 🍫 🐌 🐶 🐵 🎄 🎃 🎅 🌞 🔥 ❌ ❓ ❔ ❕ ❗ 💯