martes, 21 de noviembre de 2017

TTT #63 | Diez libros por los que me siento agradecida

Top Ten Tuesday es una sección original de blog The Broke and The Bookish, en la que cada martes se propone un tema y los participantes subimos una lista de 10 libros/elementos acordes al tema. Dando click en la imagen de la sección pueden ver la entrada original en The Broke and The Bookish. Y la entrada de este semana aquí.

¡Hola a todos!

Hoy me siento extraña porque noté que llevo muchísimos TTTs en el blog, también porque no sé qué día es Acción de gracias y no me ha pasado nunca que quiera agradecer por algo. Excepto mi precioso cuerpo que sí funciona, y de repente. Pero ando de muy buen mood, especialmente porque debería estar trabajando, y por una vez en la vida no quiero morirme por no hacerlo de todas formas. 
Así que aquí vamos, el top de esta semana está dedicado a esa extraña festividad gringa, en la que agradecen que los demás son inocentes y se dejan abusar (o algo así). Pero ya al grano, el tema no tiene ese tinte agrio que me cargo encima, sino que va de nombrar diez libros por los que estamos agradecidos. Y por lo tanto voy a hablarles mucho sobre mi vida, o al menos de cómo los libros la han cambiado.
⤞⤝

1. El diario de Ana Frank, de Ana Frank. No recuerdo el contenido del libro, realmente. Pero es el primero que recuerdo de una larga lista de libros que mi mamá me daba, y por los que me enganché a eso de traer siempre algo que leer a la mano.

2. Saga Caballo de Troya, de J.J. Benítez. No he querido saber qué opina el mundillo sobre estos libros, y no es porque sea sensible sobre mis gustos. Verán, en mi juventud era muy fan de leer sobre conspiraciones, especialmente las conspiraciones cristianas; quizá la razón sea que empecé a cuestionarme mi crianza, o tal vez así son los niños. Pero fue mi primera saga, con todo el peso de la palabra, y gracias a ellos le perdí el miedo a las cantidades industriales de papel impreso.

3. Saga Los reyes malditos, de Maurice Druon. ¿Empiezan a ver un patrón en esto? De las conspiraciones a la novela histórica sólo hubo un paso, y yo ya le había cogido el gustillo a las sagas. Por eso NO PUDE DECIR QUE NO cuando vi esta colección en la librería, y la he amado desde entonces. A esto le siguió un periodo de un par de años en los que no leí otra cosa.

4. El nombre del viento, de Patrick Rothfuss. Espero que no creyeran que iban a salvarse de leerme hablando de Pat. No recuerdo cuál fue el gancho, pero con Pat volví mis ojos al mundo de la fantasía. Supongo que en mi infancia leí mucha fantasía, pero se borró por completo de mi vida en cuanto dejé los libros con dibujos. Nevermore.

5. Saga de la Fundación, de Isaac Asimov. Soy física, soy curiosa y por lo que recuerdo siempre me han gustado las historias sobre la ciencia. Pero nunca me había sentido tentada por la ciencia ficción, tanto así que ni siquiera recuerdo haber visto una película del género (además de El gigante de hierro, obvs). Eso cambió un día en la biblioteca, cuando ya estaba haciendo mi licenciatura, porque Isaac (yes, I know) descubrió a Asimov y me animó a probarlo. Aún no me considero una fan del género, porque mi formación me hizo quisquillosa, pero agradezco haberme iniciado con este señor.

6. El juego de los Vor, de Lois McMaster Bujold. Este libro no es especial por ser un punto de inflexión en mi vida lectora, porque aunque me gustó, no me marcó en ningún sentido. Excepto que me entusiasmó lo suficiente para escribirle a la autora en Goodreads, en una de esas ocasiones en que se les pueden hacer preguntas sobre su trabajo. Yo no me tomé la molestia de hacerlo, porque sólo conozco este libro, pero igual le robé un par de minutos para decirle que acababa de descubrirla y que me había gustado. ¿Y lo especial? Pues que Lois es un encanto, esta mujer tiene cuatro Hugos y dos Nébulas, y de todas formas me contestó con todo el cariño de un autor recibiendo sus primeros halagos. La amo, y gracias a ella ya no le temo a esos nombres impresos en las portadas de mis libros.

7. Una noche mágica, de Lisa Kleypas. Este sí fue un hito de mi vida lectora, porque antes de éste libro era IMPOSIBLE que me vieran un romance en las manos. Recuerdo una ocasión en que mi mamá me preguntó el género de mi libro, porque, cito, "los nombres de los personajes suenan como los de esas novelas de romance". Me arrepiento de la mirada que le lancé, porque se estaba interesando por mi vida y porque nadie merece que lo vean así por soltar la palabra maldita. Pero se los cuento para que sepan el alcance de mis prejuicios. Desde entonces he disfrutado pocas novelas románticas, pero con Lisa les perdí el asquito.

8. Saga Harry Potter, de J.K. Rowling. Otro cliché, pero no está aquí por lo que imaginan. Sí disfruté mucho leyéndolos, y sí adoro que los libros crezcan con Harry. Pero a mí me agarraron grande y sólo los disfruté como lectura, no como parte de mi vida. Pero fueron importantes porque yo solía ser muy muy coda, en plan de que no compraba un libro a menos que amara al autor o muriera por él. Parte de la culpa la tiene que pasé unos cuatro años leyendo exclusivamente de la biblioteca, y que antes de eso era demasiado joven para tener dinero, por lo que mis pocos pesos se iban a libros que realmente quería. Eso cambió cuando decidí comprar una cajita con los siete libros de Harry Potter, porque me parecía carísima, lo que le sigue. Y como suele ocurrir, lo difícil es hacerlo la primera vez. Verán a dónde me ha llevado este momento en el próximo IMM. 

9. El Señor del Sabbath, de Mariana Palova. Con este libro viene una pequeña historia de vergüenza, al igual que con la novela romántica, porque yo NUNCA leía autopublicados. Y estoy hablando de la historia reciente, porque conocí a Mariana hace cosa de un año y su libro salió en febrero de este año. No era una decisión específica, porque nunca me senté a pensar si quería o no leer a autores independientes, tanto así que ni siquiera consideré a Mariana uno hasta que la gravedad de su trabajo se asentó en mi conciencia. Con ella aprendí a apreciar la maquetación de un libro, la calidad de la impresión, y el arte que rodea a los libros. Pero sobre todo me enseñó a apreciar a toda la gama de artistas, esa gente maravillosa que es creativa y productiva al mismo tiempo.

10. The Dead House, de Dawn Kurtagich. No llegué a Dawn virgen de audiolibros, porque me enseñaron inglés con el apoyo de muchos. Y me gustaban, pero no más de lo que me gustaría ver una florecita por ahí. Luego hubo una campaña en EUA en la que dejaban disponibles un par de audiolibros por mes (gratis) para descargarlos y escucharlos en Overdrive. The Dead House ni siquiera fue el primero que leí gracias a esta campaña, pero sí fue el primero con el que viví la historia. Le siguieron un par con los que creo que el trabajo de producción fue muy importante para mi experiencia, y desde entonces los tomo muy en serio.


Y ustedes, ¿están agradecidos por haber conocido algún libro?
¿Qué momentos de su vida lectora los marcaron?

⊱Angie⊰

4 comentarios:

  1. ¿Sabes qué es en lo único que difiero un poco?

    En él hecho de decir que leíste un audiolibro.

    Fuera de eso, me alegró conocerte más con este tag. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TIENES RAZÓN XDDD eso es lo que pasa por andar pensando con las patas

      Eliminar
  2. Hola, qué bonito cuando los libros nos cambian la forma de ver las cosas. Yo también HP ya como adulta B) chocalas! Hay muchos de estos libros que no he leído y quiero.
    Tampoco recuerdo mucho de El diario de Anna Frank pero sé que fue de los primeros que leí y compré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caro~
      Medio recuerdo haber visto que ya existe una edición completa del diario de Ana Frank, porque parece que su papá había cortado los fragmentos "incómodos". Si me entero de algo más, te chismeo, así chance y nos refrescamos la memoria xD

      Nos leemos💖

      Eliminar

Todos tus comentarios son bienvenidos, siempre que sea con respeto.
También les dejo una selección de emojis, nunca se sabe cuándo vas a necesitar una pizza.
❤ ツ ✌ ✔ ✘ ♡ ☮ ★ ☕ ✿ ⚡ ♥ 😀 😁 😂 😃 😄 😅 😆 😇 😈 😉 😊 😋 😌 😍 😎 😏 😐 😑 😒 😓 😔 😕 😖 😗 😘 😙 😚 😛 😜 😝 😞 😟 😠 😡 😢 😣 😤 😥 😦 😧 😨 😩 😪 😫 😬 😭 😮 😯 😰 😱 😲 😳 😴 😵 😶 😷 🤔 😸 😹 😺 😻 😼 😽 😾 😿 🙀 🙈 🙉 🙊 🙅 🙆 🙇 🙋 🙌 🙏 ▸ 🎶 ⭐ 🌟 ✨ 🚨 ☝ ✋ ✌ 👎 👍 👌 👏 💔 💕 💖 💘 💢 💤 💥 💪 💩 🎁 💎 🍕 🍩 🍫 🐌 🐶 🐵 🎄 🎃 🎅 🌞 🔥 ❌ ❓ ❔ ❕ ❗ 💯