viernes, 15 de mayo de 2015

Reseña de: Bajo un Millón de Sombras


Título original: Born Under a Million Shadows
Autor: Andrea Busfield
Traducción: Carlos Gardini
Género: Ficción, Contemporánea


Sinopsis: Para Fawad y sus amigos, la liberación de Afganistán no significa mucho más que unos dólares fáciles de conseguir mientras miles de extranjeros llegan a Kabul con promesas de reconstrucción, seguridad y un futuro mejor. Cuando su madre consigue un trabajo en la casa de Georgie, James y May, Fawad se verá inmerso en un mundo desconocido y divertido, lleno de secretos y nuevas costumbres. Cuando descubre que su querida Georgie  se ha enamorado del poderoso señor de la guerra Haji Jan, Fawad se llena de temor. Y ni siquiera alguien tan influyente como Haji Jan logrará salvarlo de la inminente desdicha que se cierne sobre su joven vida… A medida que vaya perdiendo la inocencia, deberá enfrentarse a los desafíos de un país sumido en el caos y la lucha por encontrar la paz.


Quiero empezar diciendo que es un libro muy bonito, pero dudo que exista el libro perfecto, así que como todos tiene sus detalles -me muerdo la lengua pensando en ya saben quién-. ¿O debería decir detalle?

Está narrado por Fawad, un niño afgano de como diez años. Como tal, esperaba una escritura sencilla, sin rodeos y poca profundización en los temas. Y de alguna manera eso es lo que obtuve, porque Fawad no se detiene mucho a pensar en la situación política o social del país, sino que piensa en sus amigos y en su familia, a la que agregó los extranjeros para los que su madre trabajaba: Georgie, James y May. 
Si no recuerdo mal todos eran ingleses, Georgie conoció a la mamá de Fawad porque le pidió trabajo y acabó pidiéndole que los ayudara con los quehaceres de la casa. Ese fue uno de los momentos por los que el libro me pareció tan bonito, porque cuando llegaron a la casa de Georgie Fawad se conmovió hasta el borde de las lágrimas porque había flores y su mamá iba a poder estar rodeada de cosas bonitas para ver.

Pero bueno, estoy hablando de los personajes. Puede decirse que los conocemos de manera superficial, Fawad sólo narra lo que piensa sobre ellos, lo que vive en relación a ellos y sus preocupaciones. Sin embargo esa información es a la vez vaga y no, es vaga cuando él piensa con la sencillez de un niño y no lo es cuando se “pone adulto”. 
Hay algunas partes de la novela en las que Fawad tenía ideas demasiado maduras, no sé si yo conozco mal a los niños o si fue un desliz de la autora. Mi ejemplo favorito de todo el libro es una ocasión en que Fawad vio que un actor famoso dijo que la vida era sencillamente “ir recto y girar a la derecha”, luego de ponerlo en práctica él decidió que a veces es necesario “girar a la izquiera”. Más tarde en la historia hace uso de esa idea y no entiendo por qué me gustó tanto.

Es masomenos lo mismo con la trama. Ocurren muchas cosas crueles, está ambientada en una especie de alto al fuego en la guerra contra los talibanes, por lo tanto en la vida de Fawad abundan ejemplos de las consecuencias que trae para los civiles un conflicto armado, en especial para los pobres, como era su familia. Además de las cosas malas también menciona cómo las personas a su alrededor se adaptan a su situación y ponen lo mejor de sí para salir adelante. 
Por eso es que yo pienso en este libro como en la versión dulce de la historia. Fawad está rodeado de buenas personas, algunas hacen cosas que no están bien, pero en el fondo tienen corazones amables y buena disposición para ayudar.

En fin, que tanto los personajes como la historia no son muy creíbles y en ese sentido me defraudó. Con la frase de la portada “Mi nombre es Fawad y nací bajo la sombra de los talibanes” me hice a la idea de que leería una historia muy cruda, en la que un niño pequeño tendría que dejar su visión inocente del mundo y verlo tal cual es. 
El problema es que técnicamente sí fue así, Fawad está muy familiarizado con la idea de la muerte y la pobreza, y no lo oculta ni trata de justificarlo o disfrazarlo, simplemente vive con ello. Y eso fue lo que no esperaba del libro, porque en sus páginas encontré la inocencia en una forma que nunca había visto y una visión humana muy reconfortante.



En resumen, Bajo un millón de sombras es un libro lleno de compasión y esperanza. Tal vez debido a que es la historia de un niño que sólo conoce un país roto por los conflictos, en el que sin embargo se puede encontrar amabilidad dentro de las personas. No es una novela realista, pero sirve para creer que aún en medio del desastre hay felicidad.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos tus comentarios son bienvenidos, siempre que sea con respeto.
También les dejo una selección de emojis, nunca se sabe cuándo vas a necesitar una pizza.
❤ ツ ✌ ✔ ✘ ♡ ☮ ★ ☕ ✿ ⚡ ♥ 😀 😁 😂 😃 😄 😅 😆 😇 😈 😉 😊 😋 😌 😍 😎 😏 😐 😑 😒 😓 😔 😕 😖 😗 😘 😙 😚 😛 😜 😝 😞 😟 😠 😡 😢 😣 😤 😥 😦 😧 😨 😩 😪 😫 😬 😭 😮 😯 😰 😱 😲 😳 😴 😵 😶 😷 😸 😹 😺 😻 😼 😽 😾 😿 🙀 🙈 🙉 🙊 🙅 🙆 🙇 🙋 🙌 🙏 ▸ 🎶 ⭐ 🌟 ✨ 🚨 ☝ ✋ ✌ 👎 👍 👌 👏 💔 💕 💖 💘 💢 💤 💥 💪 💩 🎁 💎 🍕 🍩 🍫 🐌 🐶 🐵 🎄 🎃 🎅 🌞 🔥 ❌ ❓ ❔ ❕ ❗ 💯