sábado, 25 de abril de 2015

Reseña de: (Dollanganger I) – Flores en el Ático


Título original: Flowers in the Atic
Autor: V. C. Andrews
Traducción de: Jesús Pardo
Género: Ficción, Gótica, Juvenil


Sinopsis: Desde su publicación original Flores en el ático se convirtió en un fulminante best seller y fue adaptada al cine con gran éxito. Primera entrega de una serie sobrecogedora, esta novela narra la terrible experiencia vivida por cuatro niños que, víctimas inocentes de unas pasiones prohibidas, crecen en un lúgubre encierro, aislados del mundo por una madre cruel… 

La apasionante saga de la familia Dollanganger incluye también los títulos Pétalos al viento, Si hubiera espinas, Semillas del ayer y Jardín Sombrío.



No puedo creer que este sea un libro que los niños americanos leen como a los trece años, según tengo entendido. Es…perturbador.

Desde las primeras líneas sentí como si me hubiera salido de mi cabeza, literalmente después del primer párrafo tuve que parar para asegurarme que era un relato ficticio. Al menos yo tengo que prepararme cuidadosamente para leer/ver algo con cosas malas y esa preparación consiste en asegurarme de que no hubo consecuencias desastrosas.

Lo sé, a veces soy una chica delicada. Y por ese motivo este libro me afectó tanto. No es que haya mucha violencia física, pero hay toneladas de violencia psicológica. No en forma de ataques verbales, sino que los hermanos Dollanganger mayores se pasan todo el libro colgando de un hilo, con una fe tan inocente y tan desesperante en una madre que evidentemente los está abandonando, mientras hacen lo que pueden por proteger la infancia de sus hermanos pequeños, que cada vez están más marchitos.

De la trama, puedo decir que se va oscureciendo. El libro comienza con Catherine describiendo su vida antes de que muriera su padre, lo que cuenta es una infancia perfectamente feliz, no del todo normal porque consiste básicamente en esperar a que su padre regrese los viernes con regalos para todos. 
No sé si la intensión de V.C. Andrews era que esta parte también fuera algo perturbadora, pero para mí resultó siendo así. Algo así como una comedia de amor familiar, exagerada y artificial, donde los padres y los hijos son perfectos y tienen una vida perfecta con todo lo que quieren y amándose sin límites.
Y luego se muere y pierden todo, porque su mamá nunca trabajó ni pensaba hacerlo. Por lo que los lleva a casa de los abuelos para tratar de recuperar la herencia de su padre y así seguir viviendo como estaba acostumbrada: yendo de compras y dedicando su vida a verse bien. Así que, con el fin de conservar las apariencias, se pone de acuerdo con la abuela para esconderlos en el ático mientras ella se dedica a ganarse el cariño del abuelo y que así vuelva a ponerla en su testamento. 
Y es cuando las cosas se ponen feas. Al principio los niños están llenos de esperanza y conservan su inocencia, están incómodos pero aún se sienten amados y felices. Los hermanos mayores, Cathy y Chris, hacen lo que pueden para mantener ocupados a los hermanos menores, los gemelos Cory y Carrie, inventando juegos y tratando de hacer su encierro más llevadero. 
Después viene una caída lenta y llena de obstáculos en el ánimo y la salud de los hermanos. La abuela les lleva comida todos los días, pero es lo mínimo y lo único que les proporciona son advertencias y amenazas para que se comporten púdicamente, dados los antecedentes de su madre.

Mi única queja es sobre un par de personajes. Cathy y Chris están bien, como ella es la narradora de la novela conocemos a los demás a través de ella. Aun así todos los personajes me parecieron bien construidos, dan muestra de mentalidades diferentes y cada cual se lee con una base fuerte. 
Tanto Cathy como Chris pasan los problemas de la pubertad solos, apoyándose como se les ocurre el uno en el otro y cuidando como mejor pueden a los gemelos. 
Lo que me gustó de los hermanos es que les dio personalidades claramente definidas, cada uno de ellos enfrenta su encierro de una forma distinta y al crecer se acentúa su individualidad. 
Lo que no me gustó es que Andrews hiciera a los gemelos tan maduros, Cathy y Chris pasaron porque ya eran algo mayores cuando comenzó todo, pero los gemelos tenían cinco años y a veces actuaban o usaban un lenguaje demasiado complicado. 
Corrine, la mamá, fue el personaje que más/menos me gustó. Ambas cosas porque es un personaje muy simple, no es profunda y que me lleve el diablo si no la odie en cada página, y que haya causado esa impresión en mí es lo que la hace tan buena. Ella es un villano extraño, la odias porque está vacía y se limita a satisfacer sus expectativas personales, por las que es capaz de lo más ruin, pero no lo hace por el mero fin de lastimar. Osea que es cruel, indescriptiblemente cruel.

En fin, que no es un libro feliz de ninguna manera que se me ocurra. Y no guardo esperanzas de que alguno de los libros de la saga de la familia Dollanganger vaya a serlo.

En resumen, Flores en el ático fue para mí una novela impresionante, que a pesar de algunos descuidos me atrapó totalmente en el oscuro mundo de los hermanos Dollanganger. Si estás buscando un final feliz, no lo vas a encontrar aquí.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos tus comentarios son bienvenidos, siempre que sea con respeto.
También les dejo una selección de emojis, nunca se sabe cuándo vas a necesitar una pizza.
❤ ツ ✌ ✔ ✘ ♡ ☮ ★ ☕ ✿ ⚡ ♥ 😀 😁 😂 😃 😄 😅 😆 😇 😈 😉 😊 😋 😌 😍 😎 😏 😐 😑 😒 😓 😔 😕 😖 😗 😘 😙 😚 😛 😜 😝 😞 😟 😠 😡 😢 😣 😤 😥 😦 😧 😨 😩 😪 😫 😬 😭 😮 😯 😰 😱 😲 😳 😴 😵 😶 😷 😸 😹 😺 😻 😼 😽 😾 😿 🙀 🙈 🙉 🙊 🙅 🙆 🙇 🙋 🙌 🙏 ▸ 🎶 ⭐ 🌟 ✨ 🚨 ☝ ✋ ✌ 👎 👍 👌 👏 💔 💕 💖 💘 💢 💤 💥 💪 💩 🎁 💎 🍕 🍩 🍫 🐌 🐶 🐵 🎄 🎃 🎅 🌞 🔥 ❌ ❓ ❔ ❕ ❗ 💯