domingo, 4 de octubre de 2015

Wrap Up Septiembre 2015


¡Hola a todos!
¿Pueden creer que ya es Octubre? Esas tardes de leer en la cama, tapada con su mantita preferida y bebiendo una taza de algo caliente mientras sus chihuahuas les calientan el corazón están cada vez más cerca. Mientras tanto, tengo que conformarme con mañanas frescas y tardes en las que el sol quema la cara y es imposible abrir los ojos por el brillo del concreto de las banquetas. Viva mi ciudad con estaciones ficticias.
Por cierto, esto del Baúl me está volviendo loca, ¿de verdad leí 13 libros este mes? ¡Y 13 reseñas! Quisiera creer que todos los meses de mi vida serán así, pero tengo pocas esperanzas de ello. Es casi un milagro que haya tenido tanto tiempo libre en septiembre, porque comenzaron mis clases y se supone que estoy ocupada trabajando...
En fin, como ya les mencioné, este mes fue ocupadísimo y el wrap up quedará gigantesco, así que aquí vamos:

Las sandalias del pescador, de Morris West. Esta es una novela especial por lo que representa, pues fue escrita hace mucho tiempo y pareciera que Morris West tenía super visión, porque es como si estuviera narrando "el futuro". Cuando decidí llevarme el libro me llamó la atención por su portada, y cuando me enteré de su historia me dieron muchas ganas de leer todos sus libros. Además en mi tienda de libros de segunda mano vi toda una colección suya, pero no me gustó tanto Las sandalias del pescador para que se convierta en un proyecto prioritario. Está bien hecho, pero la verdad es que no me entusiasmó. Lo sentí muy intencional. No sé cómo más podría describirlo. Reseña aquí.
                

Trono de cristal, de Sarah J. Maas. La verdad es que no tenía muchas expectativas puestas en estos libros, pero leí una muy buena reseña y me animé a probarlo. Y es que la idea de un trono de cristal se me hacía bien poco interesante, ¿quién va a querer algo así? Resulta que es un libro muy bueno, se nota que la autora tenía muchos planes en mente a la hora de escribir el primer libro y eso me encanta, porque aunque no ha revelado mucho hasta el final de Trono de cristal, no tengo la impresión de que todas esas pistas sean fingidas. No soy muy fan de su protagonista, pero sí me gustó la forma que tuvo de escribir todos sus personajes. ¿Necesita más cosas a su favor?. Reseña aquí.


La selección, de Kiera Cass. Para ser sincera, pedí este libro en la biblioteca porque parecía que todo el mundo lo había leído y se me hacía difícil resistirme a unos libros que se ven tan bonitos, todo porque son lo que yo llamo "lectura blanda". Pues La selección sí fue lo que yo pensaba: un libro para pasar un rato. La narrativa es muy sencilla, los protagonistas son muy simples, la trama es poco profunda y el libro está lleno de pequeños detalles que para mí fueron intentos no muy bien hechos de darle peso al mundo en el que ocurre. Con todo, me siento mal por ser dura en mis opiniones, no es culpa de la autora que yo me crea una lectora exigente. Lo que le admito es que me divirtió, aunque no siempre en un sentido positivo. Honduragua...jamás lo voy a superar, lo peor es que ni siquiera es importante para el libro. Reseña aquí.


Mi nombre es Liberty, de Lisa Kleypas. Otra buena sorpresa de manos de Lisa Kleypas, este es uno de esos libros que te reconcilian con los géneros trillados. Mi nombre es Liberty está calificado de novela romántica, aunque es más del estilo de lo que he visto mencionado como chick-lit, que en mi opinión es un "género" bastante vago, ya que engloba los libros que tratan sobre "temas de mujeres". Eso ya de por si suena chocante, pero este libro no se merece que lo encajonen con esas etiquetas estereotipadas. Aquí conocemos a Liberty, una mujer de esas sobre las que hablan las feministas reales. Odio decirlo, porque odio cuando la gente es así, pero Liberty me hizo querer reconciliarme con mi identidad femenina. Lo único malo es que esta saga se parece en bastantes cosas a Friday Harbor. Fuera de eso, es una novela capaz de remover tus emociones sin que puedas evitarlo, no importa si piensas que escribir sobre "esas" cosas es trampa. Lisa Kleypas es muy buena cuando quiere, y con este libro quiso. Reseña aquí.


Eragon, de Christopher Paolini. Hace años que sentía curiosidad por estos libros, porque una amiga los leyó y se volvió loca por la injusticia que le hicieron con la película. Tampoco he visto la película, pero esa ni ganas. Y sobre el libro, diría que está bien a secas. No es magnífico, ni el colmo de la originalidad, ni tiene a los mejores personajes, ¿pero tiene un no sé qué que no se cómo que no me deja ser dura? Aún no descubro qué es lo que me mueve con este libro, pero puedo decir que Christopher Paolini se las ingenió para entretenerme como por 700 páginas, cuando en realidad no tiene una escritura que lo justifique. Está narrado de manera sencilla, pues. Lo que sí juzgo con dureza es la forma en que escribe sobre una pelea, esa parte debería ser fuerte cuando se trata de fantasía épica. De un libro con dragones, que además está sumido en una guerra por derrotar a un emperador inmortal. Reseña aquí.


La élite, de Kiera Cass. La segunda parte de la trilogía La selección siguió en la misma línea que el primer libro, pero quizá un poco peor. Peor porque cayó víctima de la maldición de las segundas partes: ser lo que va entre el primer libro y el último. Aquí America, la protagonista, se debate entre amar al príncipe o amar a su viejo amigo de la infancia. Y eso es todo lo que pasa. En su defensa diré que en los intermedios entre las dudas mentales de America, Kiera Cass aprovechó para hablar un poco más de su mundo inventado. Hablando de él, estos libros ocurren en un universo en el que la Tierra va en la Cuarta Guerra Mundial y las personas tratan de vivir en un sistema de castas renovado, por lo que lo metieron al saco de las distopías, pero lo mejor para la tranquilidad del lector es olvidar todo eso y concentrarse en lo que de verdad importa: ¿con quién va a casarse America?. Reseña aquí.


El diablo tiene ojos azules, de Lisa Kleypas. La sinopsis de este libro es ridícula porque te mete una idea muy equivocada sobre lo que tienen las páginas, no tienen idea de la risa que le dio a Isaac cuando la vimos. Por su culpa, y por la portada, tuve tanta pena de leerlo que no lo saqué de mi casa. Es más, probablemente ni siquiera sabe que lo leí. Pero bueno, este libro fue un poco más convencional en el sentido del romance. Haven y Hardy tuvieron uno de esos instalove que abundan en los libros "románticos", pero dejando eso de lado el libro está bastante bien. Lisa Kleypas se olvidó en este libro de que la pareja principal es el centro de la trama y prefirió escribir un libro con personas completas. Ya saben, además de derretirse de deseo por Hardy, Haven también pensaba en otras cosas. Aquí también hay muchos sentimientos, y tengo que decir que Lisa Kleypas escribió sobre una cosa de un modo tan real que aún está vívido en mi memoria. Bravo. Reseña aquí.


Eldest, de Christopher Paolini. Con este libro es lo mismo que con Eragon, sólo que hay un poquito de mejora en los personajes. Está contado desde la perspectiva de tres personajes; Eragon, Roran y Nasuada, por lo que la historia es algo más rica. Creo que Christopher Paolini pensó de verdad en lo que estaba escribiendo, la desventaja es que tampoco fue muy creativo. Es el problema de escribir sobre cosas que todos damos por hecho, obviamente los elfos tienen que vivir en un bosque encantado y los enanos en montañas llenas de oro y joyas. Pero sigue teniendo el mismo problema con las escenas de batalla. Como ya dije, es algo que echo mucho en falta, más porque en este hubo una batalla grande. La simpleza queda justificada, pero aún así me quejo. Reseña aquí.


La mecánica del corazón, de Mathias Malzieu. Es un libro muy difícil de describir, porque está escrito de una forma muy especial. Con decir que en toda mi vida no he leído nada igual debería bastar. Es bueno porque en esta historia me gusta, Malzieu escribe con muchas curvas y mezcla mucho. El idioma original es el francés, pero en el libro hay cosas en español -lo menciona - y en inglés -salen tal cual -, pero muchas. Eso combinado con el humor del autor y las situaciones perturbadoras crea un libro con muchos contrastes. Tomando en cuenta que de algún modo es una historia inocente, a pesar de incluir eventos muy crudos. Reseña aquí


Buenas vibraciones, de Lisa Kleypas. De nuevo voy a mencionar Friday Harbor porque simplemente no puedo evitarlo. En esos libros la hermana a la que hay que arreglarle todo se llama Alice, la de estos libros se llama Tara. Y el hermano al que le toca encontrar novio es el que "tiene alergia al compromiso" y comenzó su propio negocio, que por su puesto se alza sobre su trabajo duro. También es necesario que requiera habilidad constructora, obvio. Buenas vibraciones me gustó porque Lisa Kleypas es buena escribiendo libros con niños y aquí sale un bebé, además de que usó algunos personajes TAN TÓPICOS que resultaba divertido. En serio, salen en el manual. Reseña aquí.


La elegida, de Kiera Cass. Fue una mejora a los primeros dos libros, porque Kiera Cass se tomó más en serio a los otros personajes. Las chicas sobre las que escribió ya son más que una lista de nombres con la cual rellenar las escenas y los chicos ya son algo más que los enamorados de America. Y ya se tomó un pelito más en serio el asunto de que los libros ocurren en una sociedad fracasada. No por eso fue el asunto principal, sigue siendo un adorno para que la trilogía se vea menos frívola. Pero en fin, se acabó de una manera razonable y pienso dejarle aquí. Toda la serie de libros que son extras no los leería ni a la fuerza, no hay nada peor que un autor exprimiendo las últimas gotas de vida de sus libros. Para colmo los libros ni siquiera tenían para exprimirse solos. Reseña aquí.
                

Sombras en la noche, de Karen Robards. Odie el final, más porque hasta donde sé este libro es todo lo que hay sobre estos personajes. ¿Recuerdan cuando en las caricaturas cortaban el capítulo justo en lo más emocionante? No fue exactamente así, fue más como oh diablos, ya he escrito 500 páginas. "Y entonces llegó Dios y les dijo 'váyanse al chorizo'. Fin". Además de que Karen Robards fue dejando tantos cabos sueltos que al final me quedé con la sensación de que no estaba terminado de escribir. Fuera de eso no estuvo mal, los protagonistas me caían bien, sólo que el romance de este libro no fue de lo mejor. Por lo menos no fue uno de esos en los que tira por la borda lo previo y el amorío empieza como si nada hubiera pasado antes, pero tampoco me convenció. Reseña aquí.

Angie

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos tus comentarios son bienvenidos, siempre que sea con respeto.
También les dejo una selección de emojis, nunca se sabe cuándo vas a necesitar una pizza.
❤ ツ ✌ ✔ ✘ ♡ ☮ ★ ☕ ✿ ⚡ ♥ 😀 😁 😂 😃 😄 😅 😆 😇 😈 😉 😊 😋 😌 😍 😎 😏 😐 😑 😒 😓 😔 😕 😖 😗 😘 😙 😚 😛 😜 😝 😞 😟 😠 😡 😢 😣 😤 😥 😦 😧 😨 😩 😪 😫 😬 😭 😮 😯 😰 😱 😲 😳 😴 😵 😶 😷 😸 😹 😺 😻 😼 😽 😾 😿 🙀 🙈 🙉 🙊 🙅 🙆 🙇 🙋 🙌 🙏 ▸ 🎶 ⭐ 🌟 ✨ 🚨 ☝ ✋ ✌ 👎 👍 👌 👏 💔 💕 💖 💘 💢 💤 💥 💪 💩 🎁 💎 🍕 🍩 🍫 🐌 🐶 🐵 🎄 🎃 🎅 🌞 🔥 ❌ ❓ ❔ ❕ ❗ 💯