miércoles, 21 de octubre de 2015

Reseña de: {Una serie de catastróficas desdichas II} - La habitación de los reptiles

Título original: The Reptile Room
Autor: Lemony Snicket
Ilustrador: Brett Helquist
Traducción: Néstor Busquets
Género: Ficción, Infantil


SinopsisEstimado lector:
Si has elegido este libro con la esperanza de encontrar un sencillo y alegre cuento, temo que has elegido el libro equivocado. La historia puede parecer divertida al principio, cuando los hermanos Baudelaire pasan un tiempo en compañía de interesantes reptiles y de su divertido Tío Monty, pero no te dejes engañar. Si sabes algo de los desafortunados niños Baudelaire, sabrás ya que hasta los acontecimientos más agradables acaban por llevarles siempre por el camino de la desgracia.
  De hecho, en las páginas que tienes ahora entre tus manos los tres hermanos sufren un accidente de coche, tienen que soportar un horrible hedor, enfrentarse a una mortífera serpiente, lidiar con un enorme cuchillo, una gran lámpara de lectura de bronce y con la reaparición de una persona a la que hubieran deseado no volver a ver jamás.
  Yo no tengo más remedio que dejar constancia de estos trágicos acontecimientos, pero tú eres libre de volver a colocar el libro en la estantería y buscar algo más suave.

Con todo mi respeto,
Lemony Snicket
Dando click podrán ver las reseñas disponibles en el blog
Sigue con ese estilo burlón tan extraño que encontré en Un mal principio y también es bastante pequeño, tiene 190 páginas. Así que de nuevo lo leí mientras se me secaba el pelo luego de bañarme.

Aquí el personaje nuevo es Montgomery Montgomery, alias el Tío Marty. Como nos adelanta en la introducción, el Tío Marty es un señor muy amable. Se dedica a estudiar serpientes y está super emocionado porque tiene planeado un viaje a Perú para buscar nuevas especies. No sé qué más podría decir de él, porque es un personaje la mar de simple, al igual que el resto de los personajes de estos libros.

El señor Poe le contó al Tío Marty lo que los Baudelaire pasaron con el Conde Olaf, por lo que está al tanto de sus problemas. En su casa los hermanos tienen habitaciones separadas y comen como es debido, incluso les prepara pastel de coco. Además de que alienta los pasatiempos de los niños, porque le encarga a Violet que arregle unas trampas, a Klaus que lea sus libros sobre Perú y a Sunny que muerda una cuerda para hacerla pedazos más cortos.
Pero pasó lo mismo que con el primer libro: es fugaz. Y no sólo porque sea un libro pequeño, las cosas pasan volando. Vivieron con él una semana, y en esa semana pasaron un montonal de "desgracias", como el autor se encarga de repetirnos en cada página. Lo malo es que la historia es contada como si tal cosa, tiene una total falta de seriedad.
Es más, el Conde Olaf -aquí llamado Stephano- tiene una de las escenas clásicas de las caricaturas en la que confiesa todos sus crímenes.

De nuevo, este es un libro infantil. Y no por su temática, sino por la forma tan... ¿ingenua? que tiene Lemony de escribir. En serio, hay dos páginas llenas con la palabra "jamás" porque jamás debes tocar los cables, no vaya a ser que te mates en el proceso.
Pero bueno, continúa con la historia de los huérfanos Baudelaire justo donde se quedó el primer libro, de modo que van de camino a la casa del Tío Monty. Una cosa normal en este libro es que al parecer todo el molesto papeleo se hace instantáneamente, el señor Poe arregla todo en un santiamén. Creo que es algo así como parte del encanto, me lo creo totalmente que estos libritos podrían leerse de a capítulo con un niño pequeño. Sólo por eso no me molesta tanto leerlos, me trae recuerdo de cuando la vida era más sencilla.  

En resumen, La habitación de los reptiles sigue en la línea del primer libro, osea que es un librito sencillo para pasar el rato. Si lo que buscan es pasar más tiempo viendo unos dibujos que leyendo. 

Angie

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos tus comentarios son bienvenidos, siempre que sea con respeto.
También les dejo una selección de emojis, nunca se sabe cuándo vas a necesitar una pizza.
❤ ツ ✌ ✔ ✘ ♡ ☮ ★ ☕ ✿ ⚡ ♥ 😀 😁 😂 😃 😄 😅 😆 😇 😈 😉 😊 😋 😌 😍 😎 😏 😐 😑 😒 😓 😔 😕 😖 😗 😘 😙 😚 😛 😜 😝 😞 😟 😠 😡 😢 😣 😤 😥 😦 😧 😨 😩 😪 😫 😬 😭 😮 😯 😰 😱 😲 😳 😴 😵 😶 😷 😸 😹 😺 😻 😼 😽 😾 😿 🙀 🙈 🙉 🙊 🙅 🙆 🙇 🙋 🙌 🙏 ▸ 🎶 ⭐ 🌟 ✨ 🚨 ☝ ✋ ✌ 👎 👍 👌 👏 💔 💕 💖 💘 💢 💤 💥 💪 💩 🎁 💎 🍕 🍩 🍫 🐌 🐶 🐵 🎄 🎃 🎅 🌞 🔥 ❌ ❓ ❔ ❕ ❗ 💯