jueves, 27 de agosto de 2015

Reseña de: Farenheit 451

Título original: Farenheit 451
Autor: Ray Bradbury
Género: Ficción


SinopsisFarenheit 451: la temperatura a la que el papel se enciende y arde. Guy Montag es un bombero y el trabajo de un bombero es quemar libros, que están prohibidos porque son causa de discordia y sufrimiento. El Sabueso Mecánico del Departamento de Incendios, armado con una letal inyección hipodérmica, escoltado por helicópteros, está preparado para rastrear a los disidentes que aún conservan y leen libros. Como 1984, de George Orwell, como Un mundo feliz de Aldous Huxley, Farenheit 451 describe una civilización occidental esclavizada por los medios, los tranquilizantes y el conformismo. La visión de Bradbury es asombrosamente profética: pantallas de televisión que ocupan paredes y exhiben folletines interactivos; avenidas donde los coches corren a 150 kilómetros por hora persiguiendo a peatones; una población que no escucha otra cosa que una insípida corriente de música y noticias transmitidas por unos diminutos auriculares insertados en las orejas.


Ya era hora de que leyera este libro, es lo que se llama un clásico. Lo más lindo del libro es que tiene un prefacio en el que Ray Bradbury nos cuenta la historia del libro. Porque no siempre la sabemos, es bastante obvio que sentarse a llenar todas esas páginas que pasan volando por nuestros ojos requiere un gran esfuerzo, esa es la razón de que -normalmente- respete a todos los autores. Y en este prefacio nos cuenta cómo cargaba toneladas de moneditas para poder usar las máquinas de escribir de la UCLA-si recuerdo bien- y de cómo este libro nació en su mente.
Sé que no tiene nada que ver con el libro en sí, ni siquiera con la fama del libro o con su trayectoria o si trascendencia o lo que sea que nos importe. Pero una parte importante, para mí, al leer un libro es que pasamos a conocer un poco a los autores. Yo no tengo una curiosidad demasiado grande sobre sus vidas personales, aunque no me importa saber que tienen hijos o que estudiaron una cosa u otra, así que nuestra convivencia suele limitarse a leerlos. Si alguna vez alguno ha leído varios libros de un autor tal vez haya notado que hay recurrencias, a veces es el tipo de personajes, la narración obviamente, la estructura...cientos de cosas. Esa es la clase de historia que conocemos.
Pero nadie nos dice que la primera página nació mientras hacía las compras, o que tal cosa se le ocurrió porque le contaron una anécdota...tampoco es que sea muy importante. Lo que sí es que es curioso. Y como tal Ray Bradbury decidió dedicar algunas páginas a la pequeña travesía que vivieron estas páginas antes de ver la luz.

En fin, como es costumbre últimamente me fui por las ramas y sólo paré al notar que ya me estoy pasando. No puedo evitarlo, ya le tomé el gusto a esto de escribirles. 
Tampoco puedo evitarlo porque es un clásico en la literatura. Uno no lee un libro así sin pensar en lo que sus páginas han pasado y por qué llegó a ocupar ese lugar.
Como dice en la sinopsis, Farenheit 451 ocupa un lugar junto a Un mundo feliz y 1984 en el mundo de la literatura, por ser todos sobre una sociedad en la que algo se salió de control y la humanidad acabó con la cabeza hueca. Una especie de preludio a las novelas distópicas actuales, lo que rompió a la sociedad no fueron las guerras, los zombies o los fenómenos naturales, fue la misma sociedad. Todos conocemos estas historias, tal vez no las hayamos leído -yo leí 1984 hace unos meses y Farenheit 451 hace un par de días-, pero no cabe duda de que sabemos de qué van. 

En el mundo de Guy Montag los libros están prohibidos - al igual que en 1984 - porque alteran a las personas, ponen 'ideas' en sus mentes y eso sólo las hará infelices. El trabajo de Guy es ser bombero, quema libros y ocasionalmente a sus dueños junto con ellos. Tiene una vida normal y tranquila, su esposa Millie se queda en casa "conviviendo" con "su familia", mientras que él se va a preservar el bienestar público.
Mildred es una mujer como todas las demás, se la pasa escuchando el radio por sus auriculares y "viendo las paredes", que son pantallas gigantes en las que todo el día hay programación "personalizada". Está hecha especialmente para tener algunos huecos en los que puedan introducir tu nombre y así darte la sensación de que hablan contigo, de manera que las personas en las pantallas son cercanas a ti, "la familia". ¿No es horriblemente acertado?
Otro personaje que resulta importante es el capitán Beatty, porque es una especie de catalizador para Guy. Algo que sólo se deja al aire es el hecho de que los bomberos viven en contacto con los libros, los ven por montones todo el tiempo. No se dice tal cual, pero yo entendí que por estar expuestos incurren mucho en la lectura, casual o no. Y Beatty es el ejemplo perfecto, él es el jefe y por lo tanto tiene que saber a lo que se enfrenta. La forma en que se confrontó con Guy fue una de mis partes favoritas, aunque fuera pequeña. Y ahí le paro, porque aunque sea el típico libro la reseña no se trata de contar todo lo que pasa.
El otro "lado de la moneda" fue Faber, un viejito que por azares del destino acabó evidenciándose ante Guy. Él fue algo así como el ángel en el hombro, mientras que Beatty era el diablillo. Durante sus apariciones representó la pequeña lucha contra el sistema, más tarde nos mencionan más detalles, pero Faber fue un ejemplo perfecto. Un hombre, solo, tratando de evitar la ola de influencia del gobierno, es decir, de los medios.

Pero lo bueno no son los personajes, ni siquiera la trama en sí. Porque para mi gusto resultó fragmentada, había partes en las que sentía que la continuidad quedaba extraña. Supongo que es por la forma en que fue escrito. 
Como sea, la razón de que este libro sea tan importante es por su núcleo, la cosa que nos dice y en la que se emplean sus páginas: quita la posibilidad de crecimiento intelectual individual, sustitúyelo por algo controlado por el gobierno y tendrás un rebaño de ovejas a punto de explotar. Esa es la fórmula básica de los libros de este estilo. 
¿Y por qué funciona? Porque este libro lleva años existiendo, y nuestro mundo está avanzando de una forma tan dicha que todos esos libros viejos sobre sociedades fallidas aciertan en la diana. Los medios de comunicación masiva son un arma peligrosa y el verdadero enemigo al que se enfrentan es la gente que se sale del redil. 
Como tal no es un libro impresionante, es pequeño y pudo haberse pulido más en cuanto a la narración y los personajes. Supongo que esa es la gracia, no tiene las "distracciones" de los grupos rebeldes armados, o de las fuerzas especiales de los policías - prácticamente sólo están los bomberos y el Sabueso Mecánico-, ni hay o hubo una plaga de algo para justificar el mundo. Sólo se menciona que hay guerra, aunque son ecos muy difusos y en el libro en sí no tuvo importancia. Como ya dije, la cereza del pastel es la forma en que se deformó la humanidad. Simple y llanamente, sin fuegos artificiales, sin causas heroicas.
Sólo por eso es un libro que significa algo, es como vernos expuestos. Sin las excusas.

En resumen, Farenheit 451 es un libro pequeño con algunas manchas en su cuerpo, pero cuya mente está muy despierta.
Angie

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos tus comentarios son bienvenidos, siempre que sea con respeto.
También les dejo una selección de emojis, nunca se sabe cuándo vas a necesitar una pizza.
❤ ツ ✌ ✔ ✘ ♡ ☮ ★ ☕ ✿ ⚡ ♥ 😀 😁 😂 😃 😄 😅 😆 😇 😈 😉 😊 😋 😌 😍 😎 😏 😐 😑 😒 😓 😔 😕 😖 😗 😘 😙 😚 😛 😜 😝 😞 😟 😠 😡 😢 😣 😤 😥 😦 😧 😨 😩 😪 😫 😬 😭 😮 😯 😰 😱 😲 😳 😴 😵 😶 😷 😸 😹 😺 😻 😼 😽 😾 😿 🙀 🙈 🙉 🙊 🙅 🙆 🙇 🙋 🙌 🙏 ▸ 🎶 ⭐ 🌟 ✨ 🚨 ☝ ✋ ✌ 👎 👍 👌 👏 💔 💕 💖 💘 💢 💤 💥 💪 💩 🎁 💎 🍕 🍩 🍫 🐌 🐶 🐵 🎄 🎃 🎅 🌞 🔥 ❌ ❓ ❔ ❕ ❗ 💯