lunes, 23 de noviembre de 2015

Reseña de: {El legado IV} - Legado o La cripta de las almas

Título original: Inheritance
Autor: Christopher Paolini
Traducción: -
Libro: 4/4
Formato: Tapa blanda con solapas
Páginas: 811
Género: Fantasía épica


SinopsisEl Jinete de Dragón cabalga de nuevo. El legado llega a su fin, pero la leyenda nunca muere.
No hace tanto tiempo, Eragon -Asesino de Sombra, Jinete de Dragón- no era más que un pobre muchacho que vivía en una granja, y su dragona, Saphira, una piedra azul oculta en el bosque. Ahora, el destino de una civilización recae sobre sus hombros.

Los largos meses de entrenamiento y batallas les han traído victorias y esperanza, y también pérdidas terribles. Pero la verdadera batalla aún no ha llegado: deberán enfrentarse con Galbatorix. Cuando finalmente lo hagan, tendrán que ser lo suficientemente fuertes para vencerle porque si ellos no lo hacen, nadie podrá. No habrá una segunda oportunidad.

El jinete y su dragona han llegado mucho más lejos de lo que nadie se atrevía ni siquiera a imaginar, pero ¿pueden derrocar al malvado Rey y devolver la justicia a Alagaësia? Y si así es, ¿cuál será el precio que deberán pagar?
Dando click podrán ver las reseñas disponibles en el blog

No sé qué chuchas estaban pensando los editores cuando revisaron este libro. Pasa cuando a veces se encuentran pequeños errores de gramática en un libro, alguna letra que se les fue o lo que sea. ¿Pero cambiarle el nombre a un protagonista? Hay una parte en la que iban como dos o tres capítulos sobre Nasuada y se les fue nombrarla Arya en más de una ocasión. Cuando Arya no aparece ni en pensamientos en esos capítulos. 

Otra cosa es que en los libros anteriores *SPOILER* el dragón de Murthag se llama Espina, pero en este comenzaron a llamarlo Thorn-también me choca que cambien una cosa de un libro a otro, pero bueno- ¡y de repente ya se llamaba Espina otra vez! *FIN DE SPOILER* No se aclaran nunca.
Como sea, los personajes son prácticamente los mismos, con la única adición de Galbatorix y Shruikan. Además de que hacia el final se menciona el nombre de varios elfos y soldados, pero su aparición es circunstancial y no vale la pena tocarlos.
Sobre Galbatorix, en realidad me dejó mucho que desear. Es normal que en libros del género el "mero malo" sea un personaje lejano y que nunca se llega a conocer a fondo, pero en este caso es un personaje activo durante varios capítulos y me quedé con la impresión de que estaba a medio hacer. Simplemente no me creí que ese hombre que aparecía en las páginas fuera el mismo que hizo todas las cosas que se mencionan en los libros anteriores.
Shruikan ni para qué les digo. Es el dragón más grande y más temible del mundo, es tan grande que ni siquiera notan que es un ser vivo cuando no se está moviendo, su aleteo suena a kilómetros, no digamos ya su rugido. Pero cuando pelean con él...decepción total.
Para terminar con los personajes, Orrin en este libro fue el que más me decepcionó de toda la saga -¿o se llama ciclo?-, y eso incluye a Nasuada que pasó de caerme bien a ser insoportable y a Eragon filosofando. Aunque en realidad fue el mismo problema que tuve con Nasuada, se supone que por la guerra está bajo mucha presión y eso le causa desordenes de actitud. Pero no está para nada bien hecho, es literalmente otro personaje y eso no me gusta. 
Ya pasando a la historia en sí, noté mucho mejor la narración. No sabría decir en qué sentido exactamente, pero fue más fluida y, aunque sigue estando abarrotada de detalles superfluos, no es tan ¿pesado? seguir lo que está pasando. No es que sea una lectura complicada, pero Chistopher Paolini acostumbra irse por las ramas y a veces eso cargaba mucho la trama.
Ojo, no estoy diciendo que haya dejado de meter relleno por todos lados. Al contrario, parece que aprovechó para retomar todas las cositas que dejó en los libros anteriores y, por si no fuera suficiente, metió muchas más. Es hasta azaroso, hay una parte en la que Eragon y Saphira hacen un viaje en el que por circunstancias atmosféricas acaban volando muy alto. Hasta ahí no está tan mal, pero pasan un par de páginas en este proceso y fue todo para que pudieran darse cuenta de que el mundo era redondo. Y ya está todo, no se cuestionan nada ni se sorprenden de verdad. Lo miran y no sirve de nada en el resto del libro.
También hay un intento burdo de explicar que la materia es energía, es cosa de una frase, pero este mal concepto del autor lleva a eventos que no están bien pensados.
Cositas como esa fueron frecuentes a lo largo del libro.
¿Qué más? Ya he dicho antes que tuve problemas para aceptar las dimensiones de algunas cosas, creo que fue que un río de este mundo medía kilómetros de ancho. Aquí fue el esqueleto de un dragón. Se supone que nunca dejan de crecer y el dragón muerto era muy viejo, ¿pero una de sus costillas medía 25 metros de largo y 5 de ancho? No sé, simplemente no me cabe en la cabeza.
La última mala cosa que tengo que decir es sobre la "pelea final" contra Galbatorix. El autor se tomó tanto tiempo para convencernos de que era invencible que luego no pudo descartar ese detalle y acaban derrotándolo del modo más...¿tonto? del mundo. Para los valientes: *SPOILER* Galbatorix está a punto de capturar la mente de Eragon, pero en el último momento Eragon hace un hechizo "instintivo" sin palabras con la ayuda de la fuerza de los eldunarís. El propósito era hacer que Galbatorix entendiera que lo que estaba haciendo era malo y causaba mucho dolor, los eldunarís le mandaron todos sus recuerdos y Galbatorix se volvió loco, literalmente rogaba por morir ya que no soportaba su conciencia. Y se suicida. Explotando. O mejor dicho, "liberando la energía de la materia que lo constituía". Vaya final. *FIN DEL SPOILER*
Fuera de eso no tengo ningún otro problema. La campaña de los vardenos por el imperio estuvo bien hecha y la pelea con Galbatorix y un duelo de Eragon con Murtagh fueron las únicas batallas que no estuvieron muy bien escritas que digamos. Tanto así que la batalla para conquistar la capital me gustó de verdad, se me hizo muy completa.
Y fue un final un poco extraño. Por una parte la historia estaba terminada, no quedaba más que decir sobre los eventos de la saga y por otra parte el mundo no quedó cerrado. Me parece que en los agradecimientos Christopher Paolini dice que tiene planes de retomarlo en algún momento, no sé si ya pasó -la verdad es que no me interesó saberlo-, pero el punto es que no quedó todo cortado de repente. Al contrario, debe ser el final más largo que he leído en mi vida.

En resumen, Legado mejoró en cuanto a narración. Lo malo es que tiene demasiados elementos y hay algunas cosas que, por más que sea fantasía, simplemente no me convencieron.  

Angie

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos tus comentarios son bienvenidos, siempre que sea con respeto.
También les dejo una selección de emojis, nunca se sabe cuándo vas a necesitar una pizza.
❤ ツ ✌ ✔ ✘ ♡ ☮ ★ ☕ ✿ ⚡ ♥ 😀 😁 😂 😃 😄 😅 😆 😇 😈 😉 😊 😋 😌 😍 😎 😏 😐 😑 😒 😓 😔 😕 😖 😗 😘 😙 😚 😛 😜 😝 😞 😟 😠 😡 😢 😣 😤 😥 😦 😧 😨 😩 😪 😫 😬 😭 😮 😯 😰 😱 😲 😳 😴 😵 😶 😷 😸 😹 😺 😻 😼 😽 😾 😿 🙀 🙈 🙉 🙊 🙅 🙆 🙇 🙋 🙌 🙏 ▸ 🎶 ⭐ 🌟 ✨ 🚨 ☝ ✋ ✌ 👎 👍 👌 👏 💔 💕 💖 💘 💢 💤 💥 💪 💩 🎁 💎 🍕 🍩 🍫 🐌 🐶 🐵 🎄 🎃 🎅 🌞 🔥 ❌ ❓ ❔ ❕ ❗ 💯