domingo, 27 de marzo de 2016

Reseña || Lolita

Título original: Lolita
Autor: Vladimir Nabokov
Traducción: Francesc Roca 
Libro: Autoconclusivo
Formato: Tapa blanda
Páginas: 392
Género: Ficción, Romance


Sinopsis: La historia de la obsesión de Humbert Humbert, un profesor cuarentón, por la doceañera Lolita es una extraordinaria novela de amor en la que intervienen dos componentes explosivos: la atracción "perversa" por las nínfulas y el incesto. Un itinerario a través de la locura y la muerte, que desemboca en una estilizadísima violencia, narrado, a la vez con autoironía y lirismo desenfrenado, por el propio Humbert Humbert. Lolita es también un retrato ácido y visionario de los Estados Unidos, de los horrores suburbanos y de la cultura del plástico y del motel. En resumen, una exhibición deslumbrante de talento y humor a cargo de un escritor que confesó que le hubiera encantado filmar los picnics de Lewis Carroll.
Podría decir que el libro tiene dos partes; la primera ensalza a Lolita y da a Humbert Humbert la oportunidad de exponer su "condición" especial, en la segunda dejamos el mundo de fantasía en el que vivieron los protagonistas y caemos al mundo real.

Y como no sé muy bien de qué manera abordar la reseña, me atendré al formato usual.
Los personajes: Humbert Humbert es nuestro narrador y protagonista principal, por lo que llegamos a conocerlo a fondo. Es una especie de escritor y fue profesor, emigró a Estados Unidos y básicamente se dedicó a mirar niñas. Sus raíces europeas estaban muy presentes, porque era algo de lo que se enorgullecía. Lo que no me gustó de eso fue que vivió en París y tenía la costumbre de hablar en francés, como yo no tengo más que tres palabras en francés en la cabeza tenía que recurrir con frecuencia al traductor y acabé fastidiándome, porque en "la segunda parte" del libro esa costumbre empeora. Es además un hombre muy narcisista, ni siquiera recuerdo la cantidad de veces que mencionó que era guapo o que podía tener a cualquier mujer que se le antojara.

Lolita es la co-protagonista de Humbert, se conocen cuando ella tenía doce años, en casa de su mamá. Ella es una niña normal, más allá de que Humbert la retrata como una "nínfula" y por consiguiente resalta su sensualidad. Es hacia el final del libro en donde Lolita deja atrás su velo de nínfula y la conocemos como la mujer "real", aunque el libro está lleno de momentos en los que se aprecia su vulnerabilidad.
Aparecen otros dos o tres personajes importantes, pero su participación es muy corta y sólo importan por su relación con Lolita.

La trama. Todo está narrado en pasado por Humbert Humbert, lo destacable es que más que narrar hechos narra pensamientos. Desde la primera línea es obvio el estilo que tendrá el libro

Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li.ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li.Ta.

La prosa de Nabokov me encantó, si bien la primera mitad del libro es perturbadora en el sentido de que Lolita es demasiado joven para ser objeto de las atenciones sexuales de Humbert. Aunque en el libro se describe una categoría especial de niñas: las nínfulas. Humbert alega que no le gustan las niñas, sino que se siente atraído por las nínfulas, de las cuales es una pobre víctima indefensa ¿Qué puede hacer un pobre hombre si se le presenta una de estas niñas sensuales? 
Toda la primera parte es de este estilo, además de narrar la vida de Humbert hasta el momento en que conoce a Lolita. También fue lo que más me gustó, quitando el hecho de que se me hacía super incómodo leer los pensamientos sexuales de Humbert. A eso quiero agregar que Nabokov escribió un prólogo en el que aboga en favor de Lolita, desacreditando a las personas que lo califican de vulgar. Y es que no es vulgar, en realidad todo es muy lírico y no recuerdo un solo momento en el que la narración cayera en términos mundanos; pero si ya me conocen sabrán que ese estilo es aún más incómodo para mi. 
Si son igual de sensibles que yo, lo peor ocurre como en el segundo tercio del libro, porque la relación entre Humbert y Lolita se torna muy tóxica (y muy incómoda de leer)

Durante algunas tardes especialmente tropicales, en la pegajosa proximidad de la siesta, me gustaba sentir la frescura del sillón de cuero contra mi maciza desnudez, mientras la observaba sentada en mi regazo: no era más que una típica chiquilla que se hurgaba la nariz, concentrada en el suplemento de historietas de un diario, tan indiferente a mi gozosa erección como si fuera algo sobre lo cual se hubiera sentado sin querer, un zapato, una muñeca, el mango de una raqueta de tenis, y se sintiera demasiado indolente para quitarlo de su asiento. 

Hubo un punto en el que Humbert comenzó a narrar lo lejos que estaban del idilio que pintaba en las primeras páginas, momento marcado por una conversación en la que la amenazó para que no acudiera a la policía. También hay continuas menciones a su comportamiento rebelde.

Pero no era fácil tratar con ella. Se ganaba sus tres - o sus quince - centavos diarios con absoluta desgana, y demostró ser una cruel negociante siempre que estaba en su mano negarme ciertos filtros amorosos fuera de lo común, lentos y paradisíacos, que me dejaban como muerto, pero sin los cuales era incapaz de vivir más que unos pocos días, y que, a causa de la propia naturaleza pasiva de aquellas experiencias amorosas, no me era posible obtener por la fuerza.

La buena noticia es que esa faceta se termina. La mala es que la narración se convierte en una sucesión sin fin de descripciones y monólogos mentales, con lo que yo perdí el hilo temporal de la historia y me cansé. En serio, había párrafos que ocupaban más de una página; ya se imaginarán cómo de largos eran, viendo los pedacitos que les puse. Yo sé que un párrafo muy grande es simplemente muchas oraciones pegadas, y perdónenme por decirlo, pero llega a ser cansado ver página tras página de oraciones seguidas.

En resumen, Lolita es un libro muy bueno porque su protagonista es un gran personaje, tan genuinamente perturbado que es imposible no reaccionar a él. También, la prosa de Nabokov es excelente, me encantó la forma en que entramos y salimos del mundo de Humbert. Lo único malo es que yo me perdí después de tantas vueltas a sus pensamientos.
Y ustedes, ¿lo han leído?
¿Se les antoja?
Angie

2 comentarios:

  1. Este libro es un clásico que quiero leer, pero me da miedo que me exaspere
    un beesito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Yo ya estaba cansada de Humbert en las últimas páginas, pero también tienen su gracia porque están menos apegadas a sus fantasías. Lo malo es que son páginas y páginas de descripciones, comentarios y montones de palabras en francés XD al final ya ni las traducía.
      Igual fue interesante de leer, yo creía que iba a estar más cochino por la fama que tiene.

      Nos leemos :D

      Eliminar

Todos tus comentarios son bienvenidos, siempre que sea con respeto.
También les dejo una selección de emojis, nunca se sabe cuándo vas a necesitar una pizza.
❤ ツ ✌ ✔ ✘ ♡ ☮ ★ ☕ ✿ ⚡ ♥ 😀 😁 😂 😃 😄 😅 😆 😇 😈 😉 😊 😋 😌 😍 😎 😏 😐 😑 😒 😓 😔 😕 😖 😗 😘 😙 😚 😛 😜 😝 😞 😟 😠 😡 😢 😣 😤 😥 😦 😧 😨 😩 😪 😫 😬 😭 😮 😯 😰 😱 😲 😳 😴 😵 😶 😷 😸 😹 😺 😻 😼 😽 😾 😿 🙀 🙈 🙉 🙊 🙅 🙆 🙇 🙋 🙌 🙏 ▸ 🎶 ⭐ 🌟 ✨ 🚨 ☝ ✋ ✌ 👎 👍 👌 👏 💔 💕 💖 💘 💢 💤 💥 💪 💩 🎁 💎 🍕 🍩 🍫 🐌 🐶 🐵 🎄 🎃 🎅 🌞 🔥 ❌ ❓ ❔ ❕ ❗ 💯